4 '

El piloto de Roses se mostró muy contento con el paso dado en el día de hoy, pues mejoró su tiempo de ayer en algo más de un segundo. Sin embargo, no se marca objetivos para la carrera de mañana

La progresión de Maverick a los mandos de la RS-GP 21 están siendo algo más que una realidad, pues con el pasos de las sesiones estamos pudiendo ver como el #12 es cada vez más competitivo con su nueva moto. Aunque le queda un largo camino hasta adaptarse al 100%, pues es un carácter completamente diferente a lo que lleva acostumbrado 5 años.

“Estoy bastante contento sí. Está claro que necesito trabajar más las trazadas, porque son muy diferentes. Pero en general el feeling es positivo, porque tenemos mucho margen para seguir mejorando, no estamos muy lejos en tiempos y eso es bueno. De todos modos tenemos que seguir concentrados en nuestro trabajo, es importante hacer muchas vueltas, entender más, recopilar información, y paso a paso nos iremos acercando. Empecé el gran premio a dos segundos y ahora estoy a nueve décimas, vamos cerrando la brecha y creo que mañana daremos otro paso. Lo importante es no mirar a los demás, necesito tiempo y trabajar más para entender cómo hacer el tiempo por vuelta lo primero, y luego mantener siempre la moto en una buena posición, es lo más complicado ahora. El balance ha sido positivo, hemos mejorado bastante, más de un segundo y medio respecto a ayer. Es lo que hay que tener en cuenta. Poco a poco y paso a paso vamos reduciendo el gap”. 

Y es que, como ya se sabía, la RS-GP 21 y la M1 son completamente diferentes en carácter, pues la segunda tiene un motor más dulce y exige un paso de curva mayor. Sin embargo, la primera solicita curvas más en “V”, ya que la entrega de potencia de motor es completamente diferente, por lo que el estilo de pilotaje tiene que ser más tosco, algo que perdió Maverick en su paso por Yamaha, pues Maverick siempre se caracterizó por ser un piloto sumamente agresivo.

“Cuando he hecho el time-attack no he apretado demasiado, he seguido haciendo lo mismo que antes, pero entro demasiado rápido en las curvas (risas). Con esta moto tengo que hacer el tiempo de un modo distinto. Es bueno para el ritmo, está claro, pero no para el time-attack, necesito resetear mi mente y dar más vueltas para entender cómo clasificarme bien. Está claro que esta no es la pista más sencilla para empezar, pero está bien porque así conozco cuál es la realidad, y es que necesito trabajar mucho en mi estilo y en entender la moto. Hoy ha sido la primera vez que he probado los neumáticos duros en dos años, y ha sido positivo. Lo que veo es que entro demasiado rápido en las curvas, y sé que con esta moto tienes que frenar fuerte, pararla un poco más y luego buscar el tiempo acelerando. Es bastante diferente”.

Esto provoca que Maverick tenga que reencontrarse con su pilotaje natural, un pilotaje que tuvo que cambiar a lo largo de los últimos 5 años. Pues la Yamaha solicitaba ir más fino, por lo que ahora tendrá que hacerse a una entrega de potencia diferente a la que jamás probó en MotoGP.

“Necesito entender el par, porque a veces abro gas demasiado pronto y otras muy tarde, todavía me tengo que acostumbrar. Lo que más me gusta de la moto es su aceleración, es muy buena. La forma de entregar el par es distinta, obviamente, y necesito entenderla. En unas curvas se comporta de un modo, y en otras de un modo distinto en el pick-up. También me gusta el poder usar el neumático duro, esto me da mucho feedback frenando fuerte, es algo a lo que no estaba acostumbrado, antes tenía un feeling más inestable, y usar el duro me da más estabilidad”.

El FP4 sentaba cuanto menos bien a Maverick, ya que conseguía hacer un ritmo bastante decente pese a la falta de experiencia con esta nueva montura para él.

“En general me he encontrado cómodo en el FP4 con goma usada, y esto es importante porque mañana será una carrera larga y difícil. Hemos trabajado mucho hoy en el neumático delantero, me siento bien con el duro. Todo es muy diferente. Tengo que interiorizar todo y eso lleva tiempo”.

Su inexperiencia con la Aprilia y su buena relación con Aleix, permiten al chico de Roses poder mirar la telemetría del #41 sin problemas, pues ahora necesita compararse con Aleix y saber que cosas tiene que mejorar.

“Claro que lo comparo, en cada entrenamiento libre, cada vuelta, y la cosa es que piloto de un modo muy diferente al suyo. Intento hacer el tiempo por vuelta entrando en la curva con velocidad, y en este sentido la moto está hecha para otro tipo de pilotaje, necesito aprenderlo. Tiene sus puntos positivos, claro, pero ahora tengo que entender cómo mejorar mi tiempo en la frenada y abriendo gas, porque el comportamiento del motor es muy distinto”.

Finalmente, Mac sigue enfocando estás primeras carreras como un largo test, ya que solo quiere aprender de la moto y no centrarse en los resultados.

“La carrera me la tomo para coger experiencia, hacer kilómetros y recopilar información. Intentaré mantener un buen ritmo de principio a fin, y ver qué necesito para dar otro paso en Misano”.

Maverick Viñales, Aprilia Racing Team Gresini, Gran Premio TISSOT de Aragón

Deja un comentario