3 '

La fabrica de Iwata respira aire fresco al tener a un nuevo piloto en su fábrica, sin embargo, su compañero de equipo Maverick Viñales parece ser la punta de lanza de los japoneses

Desde finales de 2016 el equipo de los tres diapasones no modificaba su alineación del equipo fábrica. Pero la fuerte irrupción de Fabio Quartararo en la categoría reina “trastoco” los planes de los nipones, ya que Valentino Rossi tuvo que ser “desplazado” al equipo satélite para mantener a la joven promesa francesa.

Maverick Viñales por su parte, ya cuenta con 4 años en la fábrica de Iwata, y seguirá al menos dos años más ellos, ya que la finalización de su contrato se extiende a finales de 2022. Sin embargo, el piloto catalán espera y desea que este descanso entre temporadas haya venido bien a Yamaha, ya que estos completaron en 2020 una de sus peores temporadas debido a la inconsistencia de los resultados.

“Para Yamaha ha sido un año muy difícil, porque empezamos arriba del todo, incluso hicimos el récord de Jerez. Estábamos contentos con la moto, pero luego vinieron Brno y Austria, circuitos complicados para nosotros. No dimos con la tecla para mejorar, fuimos para abajo y ya no levantamos cabeza nunca más”, explicaba Maverick en una entrevista con Las Provincias en un acto promocional celebrado recientemente en Valencia.

Al igual que Quartararo, la temporada de Maverick se vio condicionada por los problemas de fiabilidad de la Yamaha, pues los de Iwata tuvieron que capar sus motores como a su vez cuidar meticulosamente los kilómetros a lo largo del fin de semana, ya que los motores eran limitados, como para el resto de marcas.
 

“Hice todo el año, las 14 carreras, con solo dos motores. Estábamos al límite, no sabía cuándo iban a petar”, recuerda Mack.

La temporada de 2021 dará comienzo en los primeros test de Sepang programados para los días 19-21 de Febrero, por lo que Mack espera que Yamaha haya mejorado de forma considerable sus problemas de 2020.

“Espero que Yamaha evolucione el 100% y podamos darlo todo. Está claro que no es posible volver a lo que teníamos en 2019, pero seguramente sí vamos a mejorar. Si la COVID lo permite, tendremos seis días de test”, explica.

“También hay que mejorar bastante de chasis. Sobre todo cuando intentamos comparar, nuestra moto es poco ágil o difícil. Creo que es donde nos centraremos para conseguir que sea [la M1] más competitiva”, añade el catalán.

Maverick Viñales, Monster Energy Yamaha, MotoGP, Portimao, Portugal 2020

El #12 ya vivió un cambio de compañero a finales de 2016, ya que el chico de Roses fichaba por Yamaha y su salida de Suzuki era más que inminente tras finalizar la temporada. Y es que, desde entonces el piloto del Monster Energy Yamaha no tuvo otro compañero que no fuera Valentino Rossi, a lo largo de sus cuatro años en el box azul. Por lo que Maverick se enfrentará a un nuevo reto en su quinta temporada con Yamaha y séptima en la categoría reina, ya que Fabio Quartararo será su nuevo y flamante compañero de equipo.

“Será muy diferente, ya veremos si positivo o negativo. Por lo que siento para mí, va a ser positivo porque al final ha cambiado el desarrollo de la moto. Intentaremos mejorar con Fabio en el sentido de trabajar un poco más juntos y dar con la tecla. Valentino también contribuía en un papel muy importante para Yamaha. Y al final va a estar al lado del box, es oficial igual, va a continuar ahí”, expone el #12.

Las líneas de desarrollo de la M1 en los últimos años no quedaron nada claras, ya que según la propia fábrica de Iwata, estos seguían las dos líneas de desarrollo solicitadas por Valentino Rossi y Maverick Viñales, aunque esto, finalmente no se vio reflejado en pista ya que ninguno de los dos eran los pilotos a batir y menos aún, estaban cerca de la cabeza.

“No lo sé, la verdad, es difícil decirlo. Cada uno da un poco su opinión y este año Yamaha ha hecho lo que ha querido”, zanjó el chico de la Costa Brava.

Deja un comentario