3 '

Con un contrato para el 2021 en su bolsillo, Brad Binder tiene un enfoque relajado para su temporada de novato en MotoGP; Sin presión, el sudafricano pretende seguir mejorando

Aunque todavía no ha competido en una carrera de MotoGP, Brad Binder ha sido confirmado por KTM para la temporada 2021. El sudafricano es el “prototipo” del programa junior. Binder comenzó su carrera en la Rookies Cup y se abrió camino entre las categorías que acompañan al MotoGP, hasta llegar a la categoría reina.

En 2015 Binder se unió al equipo Ajo-KTM en Moto3 después de un año y medio con Mahindra. En su segunda temporada con el equipo principal, Binder se convirtió en campeón mundial. Posteriormente fue promocionado a Moto2. En 2018 acabó tercero en el mundial y el año pasado fue subcampeón.

Por lo que a él respecta, este 2020 esta afrontando su temporada de novato en MotoGP.

“Puedo considerarme afortunado de que hayamos dado estos pasos. Los ascensos a la siguiente clase siempre han llegado en el momento adecuado”, dice Binder.

“Es increíble que haya venido del equipo de fábrica de Moto3 a MotoGP. Espero estar muchos años más con KTM. Hemos ganado muchas carreras juntos. En MotoGP quiero continuar esta relación y obtener los resultados que KTM se merece”.

KTM ya ha celebrado 100 victorias en el mundial de Motociclismo. Con 15 triunfos, Binder es el piloto más exitoso de los austriacos. Ahora se enfrenta al mayor reto de MotoGP. Recientemente pudo probar en Misano por primera vez desde finales de febrero.

“Tengo que aprender y ver que mis resultados mejoran. Los resultados cuentan en MotoGP. Por eso quiero aprender lo máximo posible este año. Creo que podemos hacer un buen trabajo. Lo hicimos en la clase pequeña y podemos hacerlo en MotoGP”.

Brad Binder, Qatar Test, MotoGP 2020 - Losail International Circuit (QAT)
Binder quiere progresar este año

Como Binder está confirmado para el 2021, no tiene presión por buscar un nuevo contrato, por lo que le permitirá trabajar en sí mismo, conocer mejor el equipo e intentar avanzar lo máximo posible en la pista con una MotoGP.

Tanto el primer año de Moto3 con KTM como la primera temporada de Moto2 han dejado claro que Binder puede no estar entre los más rápidos al principio. Pero mejora a una velocidad de vértigo y consigue ser más competitivo con el paso de los meses.

A largo plazo, la comparación con Miguel Oliveira, que está a punto de comenzar su segunda temporada en MotoGP, será interesante. En 2021 serán compañeros de equipo, otra vez. “Ya lo fuimos en 2015 por primera vez”, recuerda Binder de Moto3.

“Siempre hemos trabajado bien juntos. En el primer año siempre estuve un paso detrás de él, pero siempre me las arreglé para llegar al mismo nivel. Peleamos muchos duelos. Eso es genial porque nos llevamos el uno al otro. Será bueno para el proyecto”.

En este momento Binder está relajado sobre la jerarquía interna entre los cuatro pilotos de KTM: “Es mi año de novato. Soy nuevo, todo es nuevo para mí. Por supuesto que quiero obtener buenos resultados, pero al mismo tiempo quiero darme tiempo y no hacer ninguna locura y aprender”.

“Quiero mejorar paso a paso. Si va mejor, quiero quedarme en ese nivel. No quiero arriesgarme a hacer una locura. Quiero mejorar y ser más rápido. Al mismo tiempo, no quiero presionarme a mí mismo, porque eso no ayudaría”, zanjaba el sudafricano.