3 '

Nuevamente tenemos consecuencias reales en un hecho ocurrido en carreras virtuales... o no tan virtuales. Audi ha suspendido al piloto Daniel Abt por su polémica actuación este sábado.

Los hechos

Como cada sábado desde el inicio del estado de emergencia sanitaria, los pilotos de la Fórmula E se reúnen virtualmente para una competición con simulador en sus respectivos hogares. Pasó la clasificación y el coche 66 de Audi estaba clasificado en el top 5, algo extraño desde el inicio de esta serie de eventos, cuyos beneficios económicos están destinados a fines benéficos. 

Tras el inicio de la carrera el coche de Abt empezó a mostrar un fuerte ritmo y llegó a colocarse segundo, pero finalmente acabó tercero. Durante el transcurso del ePrix virtual, los demás competidores empezaban a soltar el chascarrillo de “¿quién conduce este coche?, pues la webcam de Daniel Abt estaba tapada por un micrófono, solamente se veía la camiseta roja, con los colores del equipo.

Acto seguido, en el podio, los comentaristas hablaban con los 2 primeros, puesto que ahora la webcam del piloto de Audi estaba apagada por “problemas de conexión”.

Las consecuencias

El domingo por la tarde saltó la bomba. La organización de la carrera descalifica a Daniel Abt tras encontrar pruebas de que el piloto del coche de Audi no era él. Ayer Martes, la marca de los cuatro aros anuncia su suspensión con efecto immediato.

Tras conocerse la noticia por la mañana, Daniel Abt en su canal de YouTube dio su versión de los hechos. En el vídeo, cuenta que el simracing no es como competir “de verdad” y quería demostrar que alguien que en su vida ha pilotado un coche de competición puede ganar a los que sí lo han hecho. La situación quiso que quisiera probar esto en estas fechas, con terribles consecuencias para la reputación de la Fórmula E y la suya propia. Para colmo, se admite que fue algo premeditado y que incluso fue dejando pistas en redes sociales. De ahí que los demás pilotos durante la carrera soltaran el chascarrillo de “¿Seguro que el tercero es Daniel?”, posiciones inusuales para el alemán durante estas últimas temporadas.

La opinió

Es evidente que lo que ha hecho Audi está dividiendo opiniones. Para algunos, la marca se está excediendo y para otros, la marca está actuando correctamente.

En mi caso, creo que los pasos seguidos por la marca son correctos. Por varias razones. Primero, tal como dijo en su comunicado, Audi debe ser una marca totalmente transparente y la imagen que se ha ofrecido estos días es totalmente impresentable. Por otro lado, el propio apellido de Daniel. ABT es un preparador de vehículos Audi. Para que se entienda, ABT es a Audi lo que AMG es para Mercedes. Además, la familia de Daniel es la que fundó el equipo de Fórmula E allá en 2014, del que luego Audi pasó a tomar parte como fabricante. Más o menos como el Audi Team Joest de las 24h de Le Mans. No puedes jugarte el prestigio de dos marcas por el hecho de que no te gusten las carreritas virtuales, si es que no te gustan. Menos aún, si es con una suplantación de personalidad.

Para terminar, la situación ha ocasionado que todo haya tenido que cambiar tan deprisa. Entiendo que ahora mismo los pilotos están sujetos a lo que les digan los equipos y si el equipo dice que corres con el ordenador, es lo que debes hacer. La cosa sería si en el futuro próximo los equipos deberían hacer una división entre lo real y lo virtual y reflejarlo así en los contratos con sus pilotos. Ya hemos visto que no es el primer escándalo en el mundo (no tan) virtual en el que estamos viendo las competiciones ahora. Esperemos que sea el último.

Deja un comentario