2 '

Pese al carrerón de Austria, toca estar un poco enfadados. Parece mentira que a estas alturas las decisiones en despachos enmascaren tan buenas carreras.

Carrerísticamente hablando, este finde ha sido completito. Hemos tenido mucha acción en pista, bastantes adelantamientos y, por desgracia, decisiones extrañas por parte de los comisarios. Mirad, yo lo siento, pero ya estoy empezando a perder la paciencia con estas cositas.

La diversión empezó el sábado con la sanción a Vettel. Para mí injusta, ya que se tuvo que ver sometido a la patética lentitud que imprimió Bottas en el momento de lanzar su vuelta rápida. Creo firmemente que todos los que tardaron 30 segundazos en hacer dos curvas deberían haber sido sancionados. Caiga quien caiga. Pero bueno, ya conocemos la boquita del Director de Carrera, especialmente tras lo que le dijo a Andreas Seidl en Bakú. Se las prometía fuertes el fin de semana…

…y así ha sido. Primera curva del Gran Premio y tenemos a varios pilotos yendo por la escapatoria de la curva 1 huyendo de accidentes. Y encima ha pasado también en la resalida. Uno de ellos ha sido Pérez, que luego se ha visto perjudicado por un estrangulamiento de Norris. Bien es cierto que me parece demencial esta pseudo-norma de "como yo tengo el interior, mando". No me gusta, pero tiene que aplicarse. No me ha parecido que Norris haya estrangulado tanto a Pérez, pero parece que el Mexicano ha ido a buscarlo… y ha salido trasquilado.

No con ello contento, y habiendo visto la consecuencia para Norris (sanción de 5 segundos), luego el Mexicano, ni corto ni perezoso, lo ha hecho 2 veces a falta de una. Increíble. Lo grave del asunto ha sido que ambas sanciones hayan sido iguales, cuando creo que la severidad debería aumentar si reincides. Además, sanciones ridículas de tiempo. Un tiempo que ha podido recuperar con relativa facilidad. Hoy el mexicano se ha lucido.

Siguiendo con sanciones… me quiero acordar de Tsunoda. No me cabe en la cabeza como se le puede sancionar por algo tan simple. Una línea es una línea. Y es la misma para todos. Será verdad aquello de que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra.

Recordemos que el propósito de las sanciones debería ser disuadir futuras acciones similares. El propio Fernando Alonso lo ha dejado clarísimo en el corralito.

Mientras tanto, la FIA a por uvas. Buscando sancionar lo insancionable, siendo unos blandos y luego mirando hacia otro lado cuando multitud de pilotos se salta las normativas más básicas por el arco del triunfo. Cuando estoy escribiendo estas palabras, tenemos casi la mitad de la parrilla charlando con los comisarios por saltarse banderas amarillas. Y encima se permiten el privilegio de "es que esto se debería sancionar para todos" pero no hacen nada. En fin señores, la FIA.

Para finalizar el artículo y no enfadarme más, un aplauso a los dos señores de la foto de aquí debajo.

Fernando Alonso (ESP) Alpine F1 Team A521. Austrian Grand Prix, Sunday 04th July 2021. Red Bull Ring

Deja un comentario