2 '

Tras el primer día de competición con su nueva moto, Maverick Viñales se mostró muy contento con el rendimiento ofrecido, ya que no se marca resultado alguno para este fin de semana

Como era de esperar, Maverick Viñales no pudo completar vueltas muy competitivas a lo largo del primer día de competición en Motorland. Pues prefirió no tocar el setting de la moto y hacer vueltas y vueltas para comprender como se comporta la moto en las distintas etapas del neumático. Por lo que se muestra cuanto menos sereno tras estos primeros 80 minutos oficiales a los mandos de la RS-GP 21.

“La verdad, no me esperaba estar más adelante porque no es fácil. Tengo que aprender muchas cosas en muy poco tiempo, y al tener solo 40 minutos, 40 minutos lo hace todo muy complicado porque bueno, en un test, pues das vueltas, paras, montas neumático nuevo, das vueltas, mejoras ese segundo, te quedas ahí, luego pones otra goma, vuelves a mejorar y llegar rápido al límite. Pero con 40 minutos, 40 minutos es algo más complicado y todavía me falta muchísimo en la pista, pero yo creo que los tiempos han sido bastante buenos, sobre todo si cuadramos todos los parciales, estoy ahí cerca, entonces eso es lo que tengo que hacer, intentar cuadrar todos los parciales, porque creo que es lo más difícil”.

“Hoy me he intentado concentrar más en el 1 y mañana pues en el 2, 3 ya veremos”.

A pesar de querer intentar cuadrar todos los parciales en una misma vuelta, Maverick sabe que esto se lo debe de tomar como una pretemporada para 2022, pues a final de temporada no habrá los test en Valencia, por lo que tiene la oportunidad de hacerse a la moto a lo largo de las seis carreras restantes para finalizar el curso actual. Por ello, quiere saber como se comporta la moto, más que hacerla a su antojo y semejanza, por lo que los resultados le dan igual y no esperaba más.

“La verdad que no. No, porque creo que para aprender bien la moto y aprender el comportamiento no hay que marcarse ningún resultado, más allá de una buena sensación y quedarse con un buen feeling. Estoy bastante contento de la situación que he tenido. La verdad es que ha sido bastante buena y sobre todo. Con la mentalidad de mañana dar otro salto hacia adelante, que eso es lo más positivo”.

Por primera vez desde su llegada a MotoGP, el chico de Roses está a los mandos de un motor V4, pues cuando estuvo en Suzuki y posteriormente en Yamaha la diferencia no fue muy grande, ya que la estructura, la metodología de trabajo y el motor era igual. A diferencia de ahora que tiene que hacerse a un motor completamente diferente y una metodología de trabajo 180º diferente a la japonesa.

“Bueno, es que la Suzuki y la Yamaha son motos muy iguales, no hay gran diferencia más allá de quizá, pues una gira más o menos todo funciona igual, pero al llegar aquí sí que todo, el motor es diferente. La filosofía es distinta, entonces es un procedimiento que necesita vueltas y vueltas y entender. Y la verdad que estoy bastante contento, me he sentido muy bien en el segundo run que he hecho con el medio, ahí veía muy buen potencial, sobre todo de ritmo de cara a carrera, así que eso es lo que tenemos que buscar ahora mismo, un poco más ritmo, ritmo, ritmo y ya vendrá el hacer vuelta rápida”.

Maverick Viñales, Aprilia Racing Team Gresini, Gran Premio TISSOT de Aragón

Deja un comentario