2 '

El pentacampeón del mundo del mundo, Jorge Lorenzo quiso analizar abiertamente porqué fue bien con algunas motos y con otras no

Jorge consiguió dominar todas las motos que piloto a lo largo de su etapa en la categoría reina, aunque tal vez el #99 tenga un pequeño borrón en el curriculum, pues no consiguió domar la Honda en su primer y único año, ya fuera por las múltiples lesiones sufridas a lo largo del año 2019 o por ser su primera temporada con Honda.

Es por esto, por lo que Jorge quiere volver a decir que hay dos tipos de pilotos: los que consiguen dar gas e ir rápidos sin entender nada, y los que necesitan entender todo antes de ir rápido.

“Creo que siempre he sido un piloto muy sensible, capaz de entender inmediatamente qué cosas nuevas en la moto eran buenas y cuáles no. Siempre fue una característica mía de niño. Mi padre me hizo montar en muchas motos diferentes y supe adaptarme y comprender inmediatamente. Siempre he tenido esta capacidad y Yamaha ha confiado en mí para el desarrollo hasta 2016 y hemos hecho una excelente evolución de la moto. Siempre siguiendo el camino de hacer una moto fácil para el piloto, intuitiva y que pudiera ser conducida bien por todos”.

Lamentablemente, su época en Ducati fue intensa pero breve, ya que esté tan solo estuvo dos años con los de Borgo Panigale. Los italianos no entendieron como un pentacampeón necesitaba un año de adaptación para hacerse a la moto, por lo que decidieron prescindir de sus servicios y contratar a un piloto que hacia los mismos resultado que él por entonces por menos dinero.

Pues a pesar de este movimiento prematuro por parte de Ducati, Jorge demostró que podía ganar con la Ducati. Tanto fue así que fue capaz de hacerlo en números ocasiones. Incluso llegó a ser el piloto más fuerte del campeonato en un periodo de tiempo, pero lamentablemente, la decisión ya estaba tomada.

“En Ducati también hice un trabajo de este tipo, pero desde fuera no puedo saber si las motos de hoy son superiores o inferiores a las de 2016. Teóricamente son mejores, porque han pasado cuatro años y han desarrollado la moto. Si pensamos en las motos de la parrilla, en mi opinión Yamaha no tiene la moto más completa como en los años que yo corría con ellos”.

La falta de kilómetros de Jorge con la Yamaha actual no le permite hacer una comparación 100% real con respecto a la que dejó en 2016, pero cree fehacientemente que con lo poco que probo de la M1 de 2019 no esta al nivel de la moto que esté tenia cuando era piloto de la casa de Iwata.

Jorge Lorenzo, Yamaha MotoGP 2020, Portimao test 2020

Deja un comentario