2 '

Lin Jarvis aprovechó estos días para seguir defendiendo a capa y espada a Yamaha tras lo sucedido con Maverick Viñales en el mes de Agosto

La apuesta en 2017 de los de Iwata por el piloto de Roses no resultó del todo satisfactoria, pues Fabio Quartararo en la mitad de tiempo consiguió cosechar más triunfos que el piloto catalán a lo largo de las cinco temporada. Sin embargo, los japoneses afirmaron brindar siempre todo el apoyo hacía el piloto español, pero lamentablemente, ambas partes vieron con el paso del tiempo que la química, no existía en el box del #12.

“Tanto la fábrica como todo el personal de Yamaha estaban decididos a tener éxito con Maverick. Estuvimos juntos cinco años y él fue una inversión importante para nosotros. ¿Si hemos cometido errores? Por supuesto que alguno hemos cometido. ¿Hemos puesto siempre en pista la mejor moto? Posiblemente no. Pero la vida es así, aquí participan seis fábricas y sólo puede ganar una”, recuerda el directivo británico.

Además, Maverick siempre fue acusado de realizar poca autocrítica, por lo que se le preguntó en el pasado si esto era cierto, a lo que él afirmaba que era uno de los pilotos más autocríticos de la parrilla, con las consiguientes ganas de poder dar siempre su 100%. Aunque para Lin, esto no es cierto, ya que le habría gustado que Maverick hubiera sido más justo en muchas ocasiones.

Todos los pilotos deberían preocuparse por sus propios errores“, argumenta Lin.

La falta de resultados y de explicaciones en la no resolución de problemas provocaron que el de Roses se quejará duramente de Yamaha de forma pública, algo que no sentó bien a Yamaha Italia – aquí están los máximos dirigentes de Yamaha europa – por lo que esto, empezó a provocar que no hubiera impedimentos en la marcha del #12 del box del Monster Energy Yamaha.

“Obviamente uno quiere pilotos que sean listos y eviten hacer declaraciones negativas, porque un piloto no será más rápido ni tampoco mejorará el rendimiento de su equipo si simplemente criticas a tu equipo, a tu empleado y a sus ingenieros. Es un hecho. Claro que puedes expresar tu opinión en una reunión a puerta cerrada, pero no deberías hacerlo en público”.

Finalmente, el ejecutivo británico afirmo que advirtió a Maverick de no seguir con está conducta públicamente, ya que era dañar la imagen de Yamaha, a lo que Maverick hizo oídos sordos. Pues al no recibir respuestas claras por parte de los técnicos de Yamaha Japón, éste mantuvo su conducta, ya que para él, no era lógico dominar sesiones y el domingo no aparecer en carrera.

“Por supuesto que lo hicimos, es algo que hemos hablado con él y de lo que nos hemos quejado. Pero este ejemplo muestra exactamente el problema, quizás un piloto debería trabajar más entre bastidores, intentar formar un equipo fuerte”, concluye Jarvis.

Lin Jarvis

Deja un comentario