2 '

Diego Gubellini, actual jefe técnico de Fabiuo Quartararo quiso aprovechar el parón de verano para dar sus sensaciones del piloto francés, pues está ante la temporada de mayor madurez jamás vista en el #20

A diferencia de 2020, el chico de Niza está siendo consistente todos los fines de semana, pues a pesar de sufrir un déficit grande en la velocidad punta, éste, es capaz de hacer rendir la M1 según se esperaba, ya que por el momento cosechó 4 victorias de 9 posibles, lo que le da un colchón de 34 puntos sobre Zarco y 47 sobre Pecco.

Es por esto, por lo que Diego Gubellini quiso hacer su balance a mitad de temporada, ya que reconoce que el Fabio de 2020 y 2021 no es muy diferente a nivel mental, pero si a nivel técnico.

“El mayor problema fue en realidad técnico”, explica Gubellini a motorsportmagazine.com. “El año pasado Fabio era muy bueno en algunas pistas, pero en otras tenía muchas dificultades. Aunque la moto de 2020 parecía muy similar a la de 2019 desde el exterior, muchas partes eran diferentes, por lo que incluso la sensación estaba lejos de la de 2019”.

Desde que ‘El Diablo’ llegase a Yamaha en 2019, éste no dejó de ser comparado con Jorge Lorenzo, pues son los únicos capaces de hacer funcionar la moto de Iwata, y esto es gracias a su estilo de pilotaje. Además, Gubellini aprovechó para dar más claridad a esta área.

“Lorenzo era muy fluido en su estilo de pilotaje y muy rápido en las curvas. Esto funcionaba muy bien con la Yamaha, especialmente con los neumáticos Bridgestone. Fabio es parecido ahí porque puede mantener una velocidad alta en las curvas, pero su estilo es diferente y lo típico de Fabio y de la nueva generación de pilotos es que juegan mucho con el cuerpo y el equilibrio, cambian mucho el peso para gestionar mejor las fases de frenada y aceleración. Lorenzo se movía mucho sobre la moto, pero hacia los lados -a la izquierda y a la derecha- porque su objetivo era aumentar la velocidad en las curvas. Fabio se mueve un poco menos en este sentido, pero mucho más hacia delante y hacia atrás”.

Tras esto queda claro que el estilo de Fabio se acerca más al del astro español, Marc Márquez, pues el equilibrar el peso de esta manera disminuye la pérdida de agarre en la aceleración y la tendencia de la moto a girar y contribuye a un menor estrés en los neumáticos.

“La fase de frenado es uno de los puntos fuertes de Fabio. Lo mejor es que mientras muchos pilotos son fuertes en la frenada o en la velocidad de las curvas, Fabio puede hacer ambas cosas al mismo tiempo. O si no encuentra su velocidad en la fase de frenado, es gracias a la velocidad de la curva o viceversa. Esto es muy importante y le ayuda a ser fuerte en diferentes pistas y en diferentes condiciones”.

Finalmente, Diego revela la clave del porqué la estrella de Yamaha es consistente a lo largo de toda esta temporada. Pues hacen pequeños cambios de setup, pero la base es la misma para todos los circuitos.

“Intentamos trabajar en diferentes áreas, como la puesta a punto de la electrónica. La clave es también, sobre todo con los Michelin, que los neumáticos funcionen en la zona adecuada. Si no podemos resolver un problema a través de la electrónica o los neumáticos, entonces pensamos en la puesta a punto. Es muy diferente del pasado, pero así es como preferimos trabajar”, remacha el técnico.

Fabio Quartararo, Monster Energy Yamaha MotoGP, Motul TT Assen

Deja un comentario