3 '

Decepcionante actuación de Fernando Alonso en las 500 millas de Indianápolis. Donde unos dicen "fin de ciclo" yo digo que aún no está listo.

Dicen que a la tercera va a la vencida. Pues no siempre. Y menos, en carreras. En un deporte donde todo se mide en milésimas, no se puede dejar nada al azar ni a la confianza en hechos que aún no han ocurrido. Fernando estaba tranquilo la semana pasada tras su pobre clasificación, apenas rozando las 229 millas por hora de media en 4 vueltas lanzadas. Se confiaba en el ritmo de carrera. Mientras algunos en casa se creían sus palabras, otros tantos lo veían muy gris. Adivinad quién acertó.

Normalmente tras un accidente no se suele tener ritmo o el coche no rinde como antes. Lo pudimos ver claramente con Fernando Alonso. Antes del Fast Friday, pese a no ver una McLaren claramente superior al resto (sí, McLaren sacó 3 coches a correr este fin de semana) estaba en la pomada. Los 3 rodaban parecido, con el asturiano por delante. Hasta que llegó la galleta, fruto de un error de pilotaje, para mí demasiado elemental. Fernando rozó el bordillo inferior de la curva 4 y se fue al muro. Un error garrafal que iba a deparar un negro futuro para la carrera. Coche arreglado, llega la Qualy y… Fernando parecía Chuck Norris: Desaparecido en combate. Tendencia que se iba a repetir ayer en carrera, pese a lo que nos vendiera Alonso después de clasificar en un paupérrimo 26º lugar, comparado con sus compañeros de McLaren.

Permitidme un breve alto a la crítica que hago hoy a Fernando, para comentar un poco el resto de la carrera. Impecable Takuma Sato, lograr ganar aquí es harto difícil y ya lo ha conseguido dos veces. La de ayer fue una lección de saber estar y aprovechar oportunidades, especialmente ante un Scott Dixon intratable, pero que se arrugó en el momento crucial. Quería optar por una estrategia de ahorrar combustible y atacar en el último momento, pero el momento nunca llegó. No fue capaz de acercarse a Sato en las últimas vueltas.

También hay que elogiar a Alex Palou. La carrera terminó en un accidente para el barcelonés, pero su actuación estaba siendo impecable en el pelotón. Llegará su momento. Y termino con otros que han hecho genial su trabajo: Honda. Sus propulsores han sido claramente superiores en esta edición. No hay más vueltas que darle.

Volviendo a Fernando. Creo que el fracaso, hasta ahora, en esta carrera viene por su mentalidad a la hora de enfrentarla. Ojo, no hablo de su mentalidad de matador, sino de todo el trabajo que hay previo a ello. Es decir, solamente corre las Indy500. Y ahí creo que está su error: entrenar “poco” en pista. No dudo para nada de las horas que habrá dedicado en simuladores y gimnasios para prepararse para esta carrera. Pero por ahora las carreras se corren en circuitos y ya dijo en su día que el coche no le gusta. Pero…¿y si obligarse a correr en IndyCar una temporada entera fuera la solución para llegar tranquilo a la Indy500? Yo creo que le ayudaría a él y al equipo, que también aprendería, si no saben mucho ya, acerca del coche y su preparación para tan icónica carrera. El propio Fernando ha admitido en una publicación en Instagram que “no tiene la experiencia necesaria”. Con ello, podríamos decir que lo de 2017 fue un milagro y que dudo que en las condiciones actuales, vengan Penske o Andretti a ofrecerle un asiento.

Para que un coche corra tanto necesita muchísimo mimo y dedicación. No estrellarlo ayuda, pero muchas veces esto es cuestión de suerte. La gran mayoría de gente conoce de sobra lo difícil que es esta tarea y lo duro que hay que trabajar para que el coche funcione como se espera, cortando el aire a más de 350km/h. Como dije en la introducción, este es un deporte donde se mide todo en milésimas de segundo, y no se perdona nada.

Terminando… Alonso necesita correr más en Estados Unidos, pero de momento esto no ocurrirá, y McLaren (si quiere seguir con ellos) debe seguir aprendiendo de la categoría. Estoy convencido de que algún día volveremos a ver el dorsal de Alonso en lo alto  de la torre de marcadores del Indianapolis Motor Speedway, pero para que este día llegue, muchísima gente deberá trabajar duro y el primero de ellos debería ser Fernando.