2 '

El ingeniero Atze Kerkhof ha explicado cómo afectó el accidente que el holandés sufrió en Silverstone a su capacidad de pilotar también en el mundo virtual con otros compañeros

Max Verstappen no tardó en volver a subirse a un coche tras su accidente con un impacto de 51G.

Sin embargo, antes del Gran Premio de Hungría, se probó en el simulador y, según su jefe de equipo, aprendió mucho de ello.

Atze Kerkhof es el jefe de equipo de Max Verstappen en el equipo Redline. En el fin de semana entre los Grandes Premios de Gran Bretaña y Hungría, Verstappen participó en las 24 Horas de Spa de iRacing en el simulador. 

Junto con Jeff Giassi y Gianni Vecchio, el holandés terminó en una buena quinta posición, con un coche que salió peor parado por el BoP. Por tanto, el Porsche era mucho más lento y menos manejable que el BMW de la competencia.

BUDAPEST, HUNGARY - JULY 30: Max Verstappen of the Netherlands driving the (33) Red Bull Racing RB16B Honda leaves the garage during practice ahead of the F1 Grand Prix of Hungary at Hungaroring on July 30, 2021 in Budapest, Hungary. (Photo by Getty Images/Getty Images) // Getty Images / Red Bull Content Pool  // SI202107300366 // Usage for editorial use only //

”También se pone a prueba a sí mismo, es el reto para él de conducir un stint así sin perder un solo segundo yendo lo más fluido posible a través del tráfico”. 

“Es muy bueno en eso y sigue mejorando. Y creo que es algo que le ayudará también en el circuito real”, dice Kerkhof a Motorsport.com.

“También tiene un feeling en el coche virtual que le permite anticiparse muy bien a la puesta a punto. En mi opinión, su capacidad para calcular los reglajes es algo en lo que ha crecido”. 
 
“Es capaz de construir un coche en torno a sí mismo, pero también en torno a sus compañeros de equipo, y de una manera que realmente puede corroborar. De esta manera, se ha convertido en una especie de entrenador para los otros pilotos del equipo y lleva a todo el equipo a cuestas”.
 
De hecho, Verstappen se ha vuelto tan bueno en esto que los ingenieros del equipo ya casi no son necesarios. 
 
”Tenemos cuatro ingenieros muy buenos en casa, pero él tiene casi la misma cantidad de conocimientos de ingeniería que ellos, mientras que esos ingenieros están todos trabajando a un alto nivel en el automovilismo además de su trabajo para el equipo Redline”.
 
“Además tiene la sensación de que puede hacer algo con esos conocimientos”, concluye el jefe del equipo Redline.

Deja un comentario