3 '

Pese a ser menos emocionante que el primer GP, este domingo en Austria vimos cosas que hacen entrever que esta será una temporada será complicada para varios pilotos.

Llego un día tarde al artículo de opinión semanal, pero ya sabéis aquello de “más vale tarde que nunca”. Está claro que en este post, por el título, hoy vengo a hacer sangre.

Primero las palizas…

Con palizas me quiero referir a lo que se vislumbra respecto a los compañeros de equipo. El domingo en el GP de Estiria creo que ya se empezó a ver la tendencia que creo que veremos a lo largo de la temporada. Voy a obviar Mercedes, Ferrari y Red Bull. En el primer caso, un Hamilton enchufado es imbatible ante el mismo Bottas pechofrío de siempre; en el segundo caso, me cuesta valorar si Leclerc o Vettel estarán delante mientras tengan tantos problemas para terminar las carreras; por último, Albon simplemente cumple y por ahora solo puede ser cuarto o quinto.

Por otro lado tenemos la media tabla. Empiezo por lo breve: creo que Ricciardo y Ocon estarán muy igualados, poco que decir. El francés este año tiene que ir mejorando poco a poco tras su año de parón. En McLaren más de lo mismo. Tanto Norris como Sainz están en un nivel altísimo y rindiendo genial. Este año recogerán muchos puntos, creo. Otros que están en su línea (concretamente pasándose de frenada), los Haas. Pintan bastos para los norteamericanos, con ambos pilotos muy igualados pero hacia abajo. Las dos Alfas (Romeo y Tauri) son otros equipos que están en sus posiciones habituales sin un claro destacado entre sus filas. No estarán muy habitualmente en puntos pero algún día les va a sonar la flauta.

Y me faltan dos equipos, donde sí habrá muchas diferencias creo. Empezando por Williams, George Russell siempre ha mostrado un ritmo superior que sus compañeros. Primero Kubica y ahora Latifi. Esperemos que este año el británico pesque algún punto. Y sino, tendrá tiempo el año que viene, ya que hoy hemos conocido su renovación con el equipo de Grove.

Y me dejaba a Force India… bueno, no. Para mí, la mayor paliza de este fin de semana, y puede que de la temporada, es la que le propinó Sergio Pérez a su compañero Lance Stroll. La remontada del mexicano fue de órdago, y aún así llegar con el coche roto, logró terminar delante del canadiense. Me sabría muy mal que se marchase de la Fórmula Uno si se materializan los rumores de la marcha de Vettel al nuevo equipo Aston Martin.                                                            

20006-styrian-gp-press
… y ahora perros abandonados

Así calificó Antonio Lobato a Sebastian Vettel en uno de sus vídeos recientes. Un perro abandonado y agonizando. Intentaré no ponerme nervioso en esta parte. Los que me seguís en Twitter sabéis de sobra que Sebastian no es santo de mi devoción y que nunca lo he considerado una leyenda, al menos creo que su palmarés no está proporcionado a su talento. Simplemente es eso, me cuesta considerarlo un fuera de serie como sí lo podrían ser Hamilton, Schumacher, podría ser Verstappen en el futuro o el mismo Fernando Alonso. Creo que 4 no es más que 2, a mucha gente les gustan las matemáticas y suelen salir con este argumento. Lo siento pero no lo compro. Este último año en Ferrari lo tiene muy crudo, entre el pobre rendimiento del coche y un compañero muy fuerte…Vettel está bajo mucha presión. Espero que le vaya bien pronto y se recupere de este bache, que por ahora se está convirtiendo en zanja. La F1 le necesita en el frente luchando con Hamilton, a ser posible yendo en el sentido que toca.

Pero no quiero despedir el artículo sin antes atizar a Antonio Lobato. Ya la semana pasada hablaba de la “educación” que se nos había dado a los españoles respecto a los rivales de los Alonsos y Sainzs de turno. Lo que dijo en el vídeo me parece demencial y muy insultante, sobretodo para un cuatro veces Campeón del Mundo. Para mí, esto es una falta de profesionalidad gravísima y una falta de respeto tanto a los demás periodistas  como a los pilotos que salen ahí fuera a jugarse el tipo. Con razón tenemos la afición tan cavernaria.

Acabo, sé que nos van a leer algunos seguidores de Antonio, me incluyo, pero en ocasiones así debo admitir que estas actitudes me parecen graves y no las deberíamos permitir. Eso sí, las críticas deberíamos dirigirlas en un tono constructivo y dejando de lado el ataque personal ad hominem. Ojalá algún día las lea y pida disculpas.

A ver qué pasa este fin de semana con las batallitas en Hungría.

Deja un comentario