5 '

Un podio atípico nos dio entretenimiento y diversión en el Gran Premio de Italia. Pero también nos enseñó varias cosas a tener en cuenta.

Para nada me esperaba el viernes lo que íbamos a ver el domingo, pero así son las carreras. No hay que tener nada previsto. Escribo estas palabras un día después de tan fantástica carrera y todavía no he sido capaz de analizar fríamente lo que vimos en el asfalto de Monza. Mucha gente llama a este lugar “La Pista Mágica”. Quizá ya entendemos por qué. Vamos a verlo poco a poco.

Si os parece bien, voy a suponer que la carrera empieza con el abandono de Magnussen, ya que hasta entonces estábamos viendo la carrera de F1 “tipo”, es decir, Hamilton escapándose tranquilamente y los demás pegándose por el podio, incluyendo a un muy diluido Valtteri Bottas. Y como dijo Jack el Destripador, vamos por partes.

Pierre Gasly

Ganó en carrera y será del primero que hablemos. El francés estuvo excelso en todo momento. No sin ello falto de suerte. Remontó desde el décimo lugar y logró una victoria muy trabajada, adelantando cuando tuvo que adelantar y manteniendo el ritmo cuando tuvo que mantenerlo. Especialmente ante un hambriento Carlos Sainz, que estuvo a muy poco de lograr lo que habría sido también su primera victoria. 
La historia de Pierre bien podría ser el resurgimiento del Ave Fénix, sobretodo tras los acontecimientos ocurridos el año pasado, primero con el descenso a Toro Rosso y justo en esa misma semana, el accidente de su gran amigo Anthoine. Primero fue el podio en Brasil y finalmente la primera victoria de su carrera deportiva. Normalmente, en Fórmula Uno, cuando a uno le mira un tuerto nunca levanta la cabeza. Pero Pierre se ha limpiado las heridas y ha callado muchas bocas este fin de semana. Ahora toca mantener esta senda de buen trabajo.

Carlos Sainz

Obviamente, parte de la ecuación ante el espectáculo de ayer. También tuvo mucha suerte, pero su fin de semana fue tremendo. Clasificó tercero (sin rebufos ni historias) y al apagarse el semáforo se deshizo rápidamente de Valtteri Bottas. Su primera mitad de carrera fue estar en tierra de nadie yendo a su bola y rezar para que el pit-stop fuera bien. Y fue bien, pero en el momento erróneo. Aquí la suerte le traicionó un poco y en la segunda salida tuvo que codearse con los Alfa Romeo y Lance Stroll. Ahí perdió un tiempo muy valioso que bien le podría haber valido la victoria, ya que fue un poco más rápido que Pierre Gasly, pero no le dio tiempo a darle caza.

No sé yo si calificar el pilotaje del madrileño como “lección magistral”, como dicen algunos vendemotos nacionales. Eso deben pensarlo (o no) los aficionados. El trabajo de Carlos fue milimétrico durante el fin de semana, “clinical” como le dijo su ingeniero ayer. Esto hay que destacarlo y ponerlo en valor, especialmente en un piloto que no ha hecho más que crecer en toda su carrera deportiva y que el año próximo vestirá de rojo. Vendrán más oportunidades que seguro que las va a aprovechar, pero creo que es pronto para aventurarse en una victoria con Carlos vestido de naranja papaya. Ojalá me equivoque.

Lance Stroll

Y cerramos el podio. Pero vais a notar que mi opinión es muy distinta a lo que he dicho de los dos primeros. Voy a parecer mala persona, pero lo pienso así: estoy contento de que Lance quedase tercero y no ganara. Os diré por qué. En el relanzamiento de la carrera, era el primero (desde que Hamilton procedió a cumplir su sanción) y aun así su primer lugar no le duró demasiado. Gasly le adelantó fácilmente y luego Carlos hizo lo propio. Creo que entre los 3 pilotos, el bólido rosa debería ser el más rápido. Pero Lance, ante lo que creo que es una falta de habilidad y talento patente, no fue demasiado capaz de batallar por la primera posición. Además, cuando luchaba contra Carlos, cometió un error muy básico al salirse de la segunda chicane e incorporarse un poco “de aquella manera”.

Pese a esto, no diré que Lance es un paquete. Solamente digo que es menos bueno que la gran mayoría de pilotos de la parrilla. No está bien calificar a alguien como él de “paquete”, por muy piloto de talonario e hijo de papá que sea, porque él es capaz cosas que yo no. Y porque yo estoy muy bien en el sofá de mi casa. Dejémoslo ahí, Lance es menos bueno que los demás y ayer se le vieron las costuras, también al equipo el cual pienso que ya no sabe muy bien qué hacer con su coche.

Mercedes

Pues sí. Son humanos. La lían. Empiezo por Bottas, por que acabaré antes. Inexplicable. Con el coche que tiene y es incapaz de adelantar. Y aquí no sabría repartir la culpa. La teoría de que Mercedes ha hecho un coche que solamente funciona aerodinámicamente en aire limpio no me parece una tontería, pero necesito más evidencias y explicaciones. Pero sin duda, el factor diferencial ayer fue el piloto. A la vez que vimos un Bottas incapaz de superar a coches más lentos, véase el McLaren de Norris, Hamilton sí fue capaz de alcanzar las posiciones de puntos tras colocarse último por la sanción.

Y hablando del Rey de Roma. Una carrera que la tenía ganada, la tiró por la borda por un despiste, un despiste que podría tener cualquiera. A mí esto no me parece criticable, la verdad. Lo que sí no me parece de recibo es la escenita que vimos durante la bandera roja. En mitad de una carrera creo que no hay que ir a llorarle a dirección de carrera cuando te aplican una sanción. De hecho, Giovinazzi no se fue a llorar. Llegan a rebajarle la sanción y dejo de ver la F1. Obviamente me alegro de que le sancionen, así a ver si se da cuenta de que no es intocable, por muy hexacampeón que sea. 

La FIA y Dirección de Carrera

Una breve anotación sobre ellos, si me permitís. A veces, situaciones excepcionales requieren normas y acciones excepcionales. Y ayer fue el caso. Recuerdo como hace unos años se aprobó lo de volver a salir en parado tras bandera roja, algo que nunca había ocurrido aún. La verdad es que estuvo bien.

Por otro lado, creo que todos los aficionados descubrimos por primera vez lo de la luz de entrada a pit lane. Supongo que lo de Hamilton y Giovinazzi serán despistes, porque hubo 18 pilotos que no se despistaron. Supongo que estos detalles deben explicarse claramente en los briefings. Y sino, allá ellos. Pero la normativa, está ahí.

Y por fin cierro un extensísimo artículo. Si es extenso, es porque han ocurrido cosas, y si han ocurrido cosas, generalmente la afición lo ha pasado genial. Puede sonar radical pero quitar a Mercedes y Red Bull (Ferrari este año se están quitando ellos solos) de la ecuación un picante extra a las carreras. Solo espero que veamos más así en esta temporada tan atípica. Próxima parada, Mugello en la carrera 1000 para los Ferrari. Sinceramente, espero que les vaya mejor que en este pasado fin de semana.

Deja un comentario