2 '

El chico de Haguenau afrontará un nuevo reto en el Dakar con el BRX T1 a sus 46 años de edad

A pesar de haber ganado todo lo que se pudo ganar en el WRC, Loeb siguió con hambre de más, pues corrió en el Rallycross, las 24 de Le Mans o el Rally Dakar. Sin embargo en este último lleva ya desde 2016, aunque lamentablemente para él, el francés no consiguió elevar el Touareg al cielo, aunque esto no desmotiva a Sébastien ya que para él los rallies son su vida.

“Uff… es mi vida. Es mi vida correr en rallies, la competición es mi vida y aún no me siento viejo, todavía lo disfruto. Ahora con este nuevo reto, estoy aún más emocionado, porque sé que tratamos de trabajar todos juntos para hacer funcionar un nuevo proyecto y todo el equipo está trabajando duro”, comenta.

“Y al final somos Daniel y yo en el coche los que tenemos que trabajar para conseguir los objetivos, así que toda esta preparación y la forma en que lo estamos haciendo… No necesito encontrar motivación, me gusta lo que hago. Cuando estoy sentado en el coche quiero ser el más rápido de todos. Esa es mi motivación natural”.

El acortamiento del calendario del WRC, provocó en el programa de Loeb un contratiempo ya que esté solo pudo disputar dos pruebas, aunque el francés no se mostró negativo ante esto, ya que lo vio como un test previo de estado de forma para el Dakar.

“Creo que la experiencia de conducir en el WRC siempre es buena. Porque necesitas ir al máximo todo el tiempo, no hay margen, vas al límite cada vez. Para mí, ayuda seguir pensando en la conducción, mantener la sensación, e ir al límite cuando quieres. El hecho de haber estado conduciendo este año en el WRC me ha beneficiado en este tipo de cosas, desde luego”, concluye.

Sebastien Loeb at the FIA World RallyCross Championship Montalegre Circuit in Portugal on the 15th April 2016  // @World / Red Bull Content Pool // SI201604150411 // Usage for editorial use only //

Deja un comentario